Levantaté

En la aldea de Betania vivía Lázaro. María y Marta eran sus hermanas.
Y los tres eran amigos de Jesús.

Cierto día le dijeron al Señor que su amigo estaba enfermo.
Jesús dijo: Lázaro está durmiendo pero voy a despertarlo.

Cuando el Maestro llegó: cuatro días habían transcurrido.
Y en el sepulcro yacía el cuerpo inerte de su amigo.
Marta y María llorando le dijeron: Rabí, si hubieses estado aquí,
mi hermano no habría muerto. Jesús se conmovió, a Su Padre agradeció,
y a gran voz llamó: ¡Lázaro ven fuera! Y...

Lázaro se levantó, Lázaro se levantó, Lázaro se levantó, cuando CRISTO lo llamó. (X 2)

Levantaté, levantáte, levantaté. (X 3)
Porque CRISTO te llamó.